En una reciente entrevista, el director creativo de Luis Vuitton anuncia su intención de crear su propia marca.

 

Hace pocos días Louis Vuitton nos sorprendía con la presentación de su Colección Crucero para 2017.  Con las impresionantes vistas sobre Rio de Janeiro y con la arquitectura de Oscar Niemeyer como marco incomparable, la maison francesa del lujo dejaba al mundo boquiabierto con la celebración de un espectacular y colorido desfile repleto de guiños cariocas.

Con este golpe de efecto con el que intentar hacernos olvidar la colección crucero que Chanel presentaba en Cuba hace escasas semanas, Nicolas Ghesquière, director creativo de Vuitton, nos recordaba por que está considerado un genio creativo y sigue siendo un referente indiscutible dentro del mundo de la moda.

Con las imágenes de las modelos descendiendo por la rampa del Museo de Arte Contemporáneo de Rio todavía frescas en nuestras retinas, Nicolas Ghesquière concedía una entrevista al programa francés Le Petit Journal. Durante la entrevista admitía su deseo de iniciar una marca propia, deseo sobre el que está trabajando y que le gustaría ver cumplido muy pronto, pero para el que todavía no tiene fecha concreta.

Con el mundo de la moda envuelto en un frenético caos de directores creativos, lleno de sustituciones, despidos y fichajes estrella, es de entender que el comentario que Ghesquière volcó en Le Petit Journal hiciera saltar las alarmas.

Pero no es la primera vez que expresa el deseo de escribir un capítulo en la historia de la moda bajo su propia marca. Ya en su etapa anterior como director creativo de Balenciaga expresó este mismo sueño.

Tras el éxito que ha suscitado siempre su trabajo, y con el desfile de Rio como as bajo la manga, sería fácil conseguir de Vuitton la ayuda necesaria y así poder ver su sueño cumplido. Es seguro que el comentario vertido durante la entrevista a hecho que las demás casas de moda lo tienten con ofertas muy difíciles de rechazar. Pero sería improbable, y en cierta manera incomprensible, que Vuitton dejara escapar a este genio creativo.

Ya sea simplemente para aumentar su ego, o como laboratorios experimentales donde investigar sobre los nuevos caminos de la moda, lo cierto es que son muchas las marcas que ayudan y avalan el trabajo de sus directores creativos al frente de sus propias marcas. Karl Lagerfeld, John Galliano o Jonathan Anderson son algunos de los casos que encontraron el apoyo necesario de las casas en las que trabajaban para emprender y desarrollar sus propios proyectos personales.

Tras las declaraciones de Nicolas Ghesquière lo que nos preguntamos es si será este su intento definitivo por crear su propia marca. Y de ser así, ¿compaginará este nuevo proyecto con su actual trabajo de director creativo? ¿o dirá adiós a Luis Vuitton?

 

[ Artículo publicado en Vein Magazine]

Anuncios