Analizamos a los protagonistas y las circunstancias que rodearon el nacimiento del fenómeno de los fashion films.

 

Rara avis de ojos rasgados. Belleza Kabuki e inspiración oriental. Camaleónica mirada en azabache que transmite un misticismo difícil de explicar. ¿Es medible la belleza? No. Resulta inconmensurable. Sabe ser animal salvaje y presa. Vamos a hablar de ella.

Su nombre es Peggy Moffitt. Icónica melena inclinada, corte de Vidal Sassoon. Apasionada de la fotografía, nació para la danza. Ella cree que nunca bailo, y seguramente guarde en su corazón una espina en forma de tutu y bailarinas, recuerdos a tul y brillantes recogidos. Discrepo. Quiso ser bailarina, y bailó.

 

peggymoffitt-1

 

Era el año 1967 cuando rodó Basic Black. 6 minutos y 53 segundos como protagonista en un trabajo que dirigió su marido, el fotógrafo William Claxton. Junto a Rudi Gernreich, diseñador, grabaron su nombre en letras doradas en la historia de la moda y de la comunicación. Habían creado el primer fashion film.

Rodado durante un fin de semana en las estancias del Hotel Algonquin de Nueva York, el video se grabó como un conjunto de meras imágenes promocionales. Y funciono de sobremanera. La estética y la composición vanguardista de la fotografía de Claxton, los futuristas diseños de Gernreich, los movimientos convertidos en pura danza de Moffitt, el estilismo de Vidal Sassoon. Un todo que funcionaba y que transmitía fuerza. Dinamismo. Transgresión. Novedad. Fue tal el interés que despertó en el sector, que rápidamente los puso a todos en el centro de todas las miradas.

 

peggymoffitt-2

 

Famoso por fotografiar la música jazz junto al ambiente que la rodeaba, y por haber trabajado para revistas como Vogue y Paris Match, Claxton ya había fotografiando algunos de los diseños de Gernreich antes de contraer matrimonio con la modelo. A partir de entonces, los tres crearían un equipo creativo que hizo aflorar su talento más imaginativo en unas colaboraciones que se convertirían en una sensación a nivel mundial.

Fue en 1964, tres años antes de rodar Basic Black, cuando el incipiente y creativo ménage à trois Moffitt-Claxton-Gernreich capto las miradas del mundo entero con una fotografía en la que se podía ver a la modelo llevando uno de los trabajos más polémicos del diseñador, el monokini. Pensado no para ser comercializado, sino como un bañador-protesta contra la represión y a favor de la libertad en todas las facetas de la sociedad, incluida la moda, fue la misma Diana Vreeland quien le convenció de poner a la venta tan transgresor bañador. Con el beneplácito de la directora de moda, y a pesar del rechazo de parte de la sociedad que lo consideraban como decadente, la realidad es que el bañador rápidamente se convirtió en todo un éxito de ventas. Y la fotografía y la modelo, en todo un icono de la moda y de la cultura pop.

 

peggymoffitt-3

 

Peggy Moffitt nació en Hollywood. Y sigue viviendo en él. Entre medias, entre los escasos metros que separan la zona en la que se crío y la casa de la colina en la que vive a sus 76 años, hay mucha vida. Una vida llena de experiencias, viajes e historias.

Estudio ballet, porque siempre quiso ser bailarina. Después descubrió el cine, y viajó a Nueva York para formarse. Allí se apunto a la prestigiosa escuela de teatro Neighborhood Playhouse, donde aprendió de la mano de profesionales como la gran bailarina y coreógrafa Martha Graham, el celebre Sanford Meisner – autor de la técnica de interpretación Meisner – o el actor Sydney Pollack. Como deducimos de su entrevista a la revista WWD, del actor guarda muy buenos recuerdos, “Sydney Pollack era un genio, era brillante”, pero de la coreógrafa y bailarina no podríamos asegurar lo mismo, “No pensé que Martha Graham fuera una buena profesora en absoluto. Ella siempre estaba actuando, siempre era Martha.” “Había otros maestros de danza, que sin ser muy famosos, eran mucho mejores enseñando. ¿No hay una expresión?, Ah si, ‘Los que pueden, hacen. Los que no pueden, enseñan’.” añadía con tono irónico.

 

peggymoffitt-4

 

Como actriz trabajó en películas y en series de televisión donde ocupó papeles menores, “You’re Never Too Young” junto a Dean Martin o en “The Alfred Hitchcock Hour” a las ordenes del afamado director.

Papeles menores de los que no nos lamentamos, por que ella no nació para ser actriz. Sí para actuar. Sí para bailar. Sí para seducir con sus movimientos y con su magnetismo. Para transmitir a través del objetivo una fuerza de la que ella misma es consciente, “No creo que modele al igual que otras personas. Yo sabía cómo moverme de una manera diferente. Solía cambiar mi manera de caminar según lo que llevaba. Si se trata de un vestido de niña, podía caminar torciendo los pies hacia dentro. Si era un traje tipo gángster de hombre, podía llevarlo de una manera muy femenina. Me gustaba divertirme con la ropa”

 

peggymoffitt-5

 

Con una fuerte carga de manifestación creativa, lo cierto es que el poder de comunicación que están demostrando tener los fashion films está haciendo que su utilización sea indispensable a la hora de querer transmitir tanto los valores de una marca, como el ideario de un diseñador o de una colección concreta.

Numerosos son ya los festivales especializados con los que se busca premiar y reconocer el trabajo y el talento que encierran unos trabajos con una alta capacidad de viralización, convertidos ya en genero propio. El Berlin Fashion Film Festival, en cuya última edición se premió el fashion film de la temporada SS16 de Del Pozo, o el que se organizó en Madrid del 30 de Mayo al 2 de Junio, son una pequeña muestra de ellos.

Ahora ha llegado la hora de mirar a tras para saber. ¿Cómo fue ese primer fashion film?

 

 

[ Artículo publicado en Vein Magazine]

Anuncios