Coincidiendo con los 100 años de su primera exposición en Nueva York.

 

Si siempre existe un buen motivo para visitar la Tate Modern de Londres, ahora se le añade una razón de peso.

Y es que el Museo Nacional Británico de Arte Moderno organiza estos días una exposición sobre Georgia O’keeffe. La muestra, inaugurada el pasado día 6 de Julio, podrá visitarse hasta el próximo 30 de Octubre, en lo que supone una de las mayores exposiciones retrospectivas sobre la figura y la obra de la artista americana.

 

okeeffe-01

Georgia OKeeffe fotografiada por Alfred Stieglitz.

 

Por extraño que pueda parecer, lo cierto es que el moderno museo londinense no cuenta entre sus fondos con ninguna obra de O’keeffe, por lo que resulta más que notable que para esta exposición retrospectiva se hayan conseguido juntar más de 100 pinturas de la pionera artista americana.

Los visitantes que se acerquen a la exposición podrán deleitarse con algunas de sus obras más importantes, como ‘Flor Blanca No.1’ (1932), que con un precio de 44,4 millones de dólares, consiguió convertirse en el año 2014 en la obra de arte más cara de la historia pintada por una mujer.

Además de pinturas, durante la muestra se proyectarán dos películas. La primera, filmada por la documentalista Perry Miller Adato en 1977, muestra a la artista a sus 88 años en su estudio de Ghost Ranch, junto a los paisajes desérticos e inspiradores de algunas de sus obras.

La segunda cinta es “Manhatta”, filmada por el pintor Charles Sheeler y por el fotógrafo Paul Strand en 1921. El film, que supuso el inicio de la carrera de Stand como cineasta, muestra una sucesión de escenas del Nueva York de entonces, construyendo el ambiente y el entorno en el que vivió O’Keefe durante los años 1925 y 1930.

 

okeeffe-02

Black Mesa Landscape, New Mexico. Georgia OKeeffe, 1930.

 

Hija de inmigrantes irlandeses y holandeses de procedencia húngara, Georgia O’keeffe nació en Wisconsin en 1887, pero serían los paisajes de Nuevo Mexico y la soledad árida de Ghost Ranch los que más influirán en su obra.

Impulsora del arte figurativo abstracto en su corriente americana, famosas son sus representaciones florales. Si bien sus obras siempre se han relacionado con la representación abstracta de la sexualidad femenina, lo cierto es que la artista siempre rechazó esta afección, dejando que sus obras hablen por si solas.

Casada con el fotógrafo y galerista Alfred Stieglitz, después de que éste consiguiera el divorcio de su primera mujer, la primera exposición de la obra de O’keeffe se realizo en la galería “291” que Stieglitz tenía en Nueva York. Era el año 1916, por lo que con esta exposición del Tate se conmemora un siglo completo de exposiciones de la obra de Georgia O’keeffe.

Georgia O’keeffe
Del 6 de julio al 30 de octubre, 2016

Tate Modern · Londres

vía Sleek

 

[ Artículo publicado en Vein Magazine]

Anuncios