La artista Raquel Rodrigo crea estos asombrosos diseños que aparentan estar bordados sobre muros y paramentos.

 

La llegada del otoño trae consigo encapotados cielos de azul plomizo. Las albas y ocasos se entrelazan sin apenas pausa, en días donde la nacarada luz velada de la noche parece adueñarse de tardes y mañanas. Las cobrizas ramas de los arboles, ya caducos, despiden con su crujir y desaliento los días de olor a mar, las horas de alegre asueto.

Pero parece ser que la llegada del otoño no ha alcanzado, con su fría y blanquecina mano, la totalidad de plazas y ciudades. Y observamos, sorprendidos y desconcertados, como rincones y lugares reverdecen en eternas primaveras de rosas frescas, siempre rosas, con verde tallo y verde espina.

Pequeños suspiros a edén surgidos no de mano tan divina, sino obra terrenal, efímera y humana, realizada por la artista y escenógrafa Raquel Rodrigo.

 

arquicostura-01

 

Bajo nombre de ArquiCostura, la iniciativa obrada por la artista indaga en la unión entre arquitectura y costura. Una reflexión sobre materiales y técnicas que tiene como finalidad encontrar y potenciar los puntos de unión entre ambas disciplinas. Así, técnicas y materiales de construcción se ponen al servicio de la costura, y a la inversa, para crear unos tapices urbanos que aúnan tradición y modernidad.   

Sobre una subestructura metálica dispuesta a modo de cañamazo, la artista borda sus diseños en una reinterpretación aplicada al medio urbano del concepto de píxel, la unidad matricial del tradicional punto de cruz.

 

arquicostura-02

 

Al igual que con cualquier otra imagen pixelada, al observarla de cerca no podríamos distinguir más que el color de cada fragmento de imagen, carente de cualquier forma o significado. Pero al mirar las obras en la distancia, nuestro ojo mezcla colores y composiciones y ve, de manera clara y nítida, los diseño ideados. Así, ante nuestros ojos, y con la ayuda que aporta la transparencia de la malla metálica, la pared aparece bordada en lo que supone un admirable ejercicio de florido ilusionismo.

Natural de Valencia, Raquel Rodrigo ha participado con ArquiCostura en diferentes iniciativas llevadas a cabo en la capital del Turia, como las de “Ciutat Vella Oberta” e “Intramurs”. Con intereses en diversos campos como el diseño de espacios escénicos y el interiorismo, participa activamente de eventos como Decoraccion, y ha desarrollado proyectos como Teté CaféCostura y El almacén del pan, en el madrileño barrio de Las Letras.

 

 

www.arquicostura.com

 

[ Artículo publicado en Vein Magazine]

Anuncios